Semana 5: Ya puede viajar en avión

En esta etapa el pediatra puede autorizarlos a viajar en avión con el bebé. No se pierdan esta lección en la que aprenderemos qué aspectos hay que tener en cuenta para superar la prueba del primer viaje en familia.

371_f2

Si están pensando en unas vacaciones o en visitar familiares que viven a una distancia considerable, no descarten la posibilidad de ir en avión. Por lo general, los especialistas no lo recomiendan antes de las dos semanas de vida, pero tu bebé ha crecido y ya estaría autorizado a viajar por aire siempre y cuando no esté resfriado.

Algunos beneficios

• Las condiciones vigentes señalan que los menores de dos años deben pagar el 10% del valor del boleto aunque no ocupen asiento.
• Recuerden que las familias que viajan con un bebé tienen prioridad para el embarque.
• Si el vuelo es largo, pueden pedir con anticipación una cunita. Las mismas están previstas para bebés que pesen menos de 10 kilos y tengan una estatura inferior a los 70 cm.

Consejos de la Escuela Huggies

• Preparen prolijamente la documentación necesaria. Del bebé precisarán su propio pasaporte y además, documentación de ustedes donde esté asentado que son los padres. Esto figura en la partida de nacimiento o en la libreta de casamiento, por ejemplo.
• Pueden acceder hasta la puerta del avión con el cochecito, luego se puede despachar.
• Identifiquen el cochecito con una etiqueta que diga nombre, dirección, número de teléfono y dirección de correo electrónico.
• Presten atención a las medidas de seguridad. Quien cargue al niño tendrá una extensión especial de su cinturón que le proveerán los auxiliares de a bordo.
• Tengan en cuenta que el bebé no contará con asiento así que prepárense para turnarse entre ustedes y llevarlo en brazos. Tengan a mano sus juguetes preferidos y vístanlo con ropa cómoda.
• Darle el pecho a la hora del despegue y el aterrizaje será de gran ayuda para evitar molestias en sus oídos. Otra opción es el chupo.
• Lo ideal sería que reserven los asientos de avión que están adelante de la cabina de clase turista, es decir detrás de los pasajeros de primera clase y business. Estos asientos tienen más espacio para estirarse, y además son más convenientes para ir al baño o para levantarse y caminar con el bebé si se pone fastidioso.
• A veces las mesitas reclinables ubicadas en el asiento de adelante son un alivio para ir jugando con el bebé cuando está despierto y no hay indicación de llevar puesto el cinturón de seguridad.
• Además de las del bebé, carguen alguna muda de ropa extra para ustedes por si el bebé los mancha en algún momento. ¡Este punto es clave para pasar la prueba con éxito!

comentarios