Semana 2: Conociéndonos

Ya recuperó peso, intenta levantar y sostener su cabeza por algunos segundos con más frecuencia. Además, lentamente comienza a mirar y a escucharlos.

Semana 2: Conociéndonos

En la primera semana no puede mirarte a los ojos; todavía dirige su mirada a corta escala, por ejemplo, hasta la altura de la cara de la madre mientras lo amamanta. El color de sus ojos todavía es azulado o gris; recién hacia el sexto mes se ajusta a lo que será su color definitivo.

El vínculo materno

El momento de amamantarlo es ideal para que establezcan una fuerte relación a través de caricias y miradas. Hay que tener en cuenta que el amamantamiento estimula todos sus sentidos además de la vista, es decir, el gusto, el tacto y el olfato y ayuda así a su crecimiento sano. El sonido de tu voz, cantando o hablando, es un bálsamo para tu bebé, será fascinante y lo hará sentir más seguro.

El llanto del bebé

Un tema difícil de manejar al principio es que el bebé no para de llorar. Los agota y te desconcierta, y es un trastorno si sumamos el cansancio y las largas horas sin dormir. A no desesperar! Hay que tener en cuenta que el llanto es el primer gesto de comunicación de un bebé. Expresa con llanto y gritos que tiene algunas de estas necesidades:

• Tiene hambre
• Necesita un cambio de pañales
• Tiene frío o está incómodo
• Necesita mimos o atención.

Es cierto, parece que están 24 horas haciendo todo sólo para que deje de llorar. Pero existe un truco para relajarlo: arroparlo en una frazadita suave le recordará la sensación de seguridad y comodidad que tenía en la panza de su mamá.

Las deposiciones

Al principio serán probablemente oscuras. Luego la consistencia y color dependerán de su alimentación. Si es amamantado, tendrán un color amarillento y serán más blandas. Si le dan algún tipo de fórmula, es probable que sean más marrones y duras.

Piel de bebé

En las primeras semanas les puede llamar la atención el color de la piel de tu bebé. Se trata de la ictericia, es decir, la coloración amarillenta de la piel y mucosas por un aumento de la bilirrubina en los tejidos y es común en bebés que son amamantados. Si les preocupa su color porque es demasiado amarillo, no dejen de consultarlo con el médico.

Además, la piel de los bebés muchas veces se escama, sobre todo en las manos y los pies. En realidad, es algo natural, no deben frotarla para sacársela, de a poco se le formará una nueva capa definitiva. Si notan que sangra o tiene grietas profundas, sí deberían consultar con un especialista.

Ruidos molestos

Con el tema de los ruidos, al principio se va a asustar cuando suene el teléfono, un perro ladre o se caiga algo de la mesa. Pero se acostumbran rápido, no te preocupes si hay mucho ruido, en breve nada va a interrumpir su sueño. Es muy positivo que, de a poco, se acostumbren al ritmo normal de vida de su nueva familia.

comentarios

Uso de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para ayudarnos a brindarte la mejor experiencia cuando nos visitas.
Conoce nuestra Política de Cookies.

Aceptar

×