Parto en casa ¿es seguro?

Es la pregunta más controvertida tanto dentro de la comunidad médica como en la de los futuros padres. Hay argumentos a favor o en contra pero ninguna conclusión es definitiva.

seguridad del parto en casa-2

La primera pregunta que surge ante la idea de tener un parto en la casa, es la relacionada con la seguridad. Porque si bien para algunas mujeres los hospitales y sanatorios presentan un déficit a la hora de dar a la embarazada toda la contención afectiva que necesita, es indudable que son instituciones preparadas y equipadas para resolver cualquier imprevisto que pudiera surgir.

Asistencia del parto en casa

Aquellos que quieran comprender por qué algunas futuras mamás eligen esta opción tienen que comprender que el parto en el domicilio no es algo que se decide a último momento, no es un parto sin atención de profesionales y tampoco todos los casos son iguales. Obviamente, tener un hijo en la propia casa no implica no haber ido jamás al obstetra, no haber contado con el control periódico, el aval de los especialistas para hacerlo en el domicilio y la seguridad de contar con la presencia de éstos en el momento del nacimiento.

Las cifras, a favor

Según sus defensores, las estadísticas demuestran que, con un cuidado prenatal adecuado y una asistencia cualificada, el parto en casa es una manera de parir tanto o más segura que en el hospital. A veces esta afirmación tropieza con el sentido común que ve en el centro médico la única opción de llegar a un parto con salud. Pero llegado a este punto, es importante quitarle al parto toda posible relación con la enfermedad o con necesidad de intervención quirúrgica. El parto no es una enfermedad.

A comienzos del año 2006 la OMS (Organización Mundial de la Salud) publicó un informe revelador: Hay países donde casi la mitad de los nacimientos en el ámbito privado se producen por cesárea, sin que haya registro de enfermedades previas que justifiquen tan elevado porcentaje. Esto quiere decir que el parto realizado en las instituciones médicas muchas veces resulta tratado excesivamente, con intervenciones innecesarias que complican algo que puede resolverse con naturalidad y responsabilidad.

Por otra parte, muchos obstetras continúan sosteniendo que el parto en casa es más riesgoso, además de resultar muy costoso.

Ante una opinión tan dividida, está en cada mujer informarse, conversar con su médico, y junto a su pareja elegir la opción que prefieran.

comentarios

Uso de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para ayudarnos a brindarte la mejor experiencia cuando nos visitas.
Conoce nuestra Política de Cookies.

Aceptar

×