¿Es cierto que la presencia de una mascota es un buen estímulo para un bebé?

Los bebés necesitan sentirse acompañados, pero no sólo por mamá y papá, sino también por algún amiguito, un hermanito… o, por qué no, una mascota.

¿Es cierto que la presencia de una mascota es un buen estímulo para un bebé?

Es verdad que una mascota es un compañero estupendo para tu bebé.

En particular para los primerizos que, como no tienen hermanos, disfrutan de su mascota convirtiéndola en su compañero de juegos preferido.

Una mascota es un ser extremadamente divertido para los niños: sus movimientos, sus juegos, su cuerpo calentito seguramente lo convertirá en un ser muy querido para él.

Ya verás con el tiempo el amor que tu hijo sentirá por su mascota, cuánto se divertirán juntos y el tiempo que estará jugando con su perro o gato.

Existen casos de gatos amorosos, respetuosos y muy bien educados que en pocos meses duermen cerca del bebé, e incluso te avisan con sus aullidos si tu bebé llora o si lo ven molesto.

Algo similar puede ocurrir con algunos perros. Muchas veces se transforman en el mejor guardaespaldas de tu bebé.

En ocasiones, si la mascota llega a la casa casi al mismo tiempo que el recién nacido, ambos crecerán muy unidos y difícilmente la mascota permitirá que alguien se acerque en forma brusca a tu hijo ya que sus instintos animales advertirán el peligro.

Velará en forma constante por su bienestar y le permitirá que le haga cuanta locura se le cruce por la cabeza.

De todas maneras, e independientemente de lo bueno que sea su mascota, es aconsejable enseñar a tu pequeño, lentamente, a que lo respete: que no lo muerda, ni le meta la mano en la boca o le toque la cola.

Los bebés no nacen con límites, son los adultos quienes deben enseñárselos.

comentarios