El post-parto

Esta etapa comienza luego de la expulsión de la placenta. Las primeras 24 horas se denominan puerperio inmediato y son parte de un período más extenso (60 días) llamado Puerperio.

Qué es el post parto-2


La expulsión de la placenta puede llevar a cabo desde unos pocos minutos a la media hora y si habitualmente es espontáneo, se necesita una maniobra como la inserción de la mano del médico para ayudar a su desprendimiento.

Las contracciones uterinas luego de la expulsión del feto asustan a muchas primerizas. Son normales y se deben a que tu útero está contrayéndose para volver a tu estado natural y para cohibir el sangrado y expulsar la placenta.

Luego de la expulsión de la placenta, el médico suturará la episiotomía y se separará de otra parte. Esto puede requerir la administración adicional de anestésicos locales.

La sensación general es de alivio y bienestar. Tus parámetros vitales vuelven a los valores normales. Salvo molestia como sensación de ardor en la vulva o de dolor en la cara interna de los músculos por el trabajo de parto, generalmente no hay más quejas. Ocasionalmente puede ocurrir que tengas escalofríos, con temblor generalizado e inicio brusco con castañeteo de dientes. Esto en general es completamente benigno y pasajero. También es un momento de gran cansancio y alegría de emociones contradictorias y de temores ante lo nuevo.

Serás controlada desde el punto de vista clínico en cada ronda de enfermería, notando especialmente tu temperatura y presión arterial. También se controla la sutura, el sangrado vaginal y el tamaño de tu abdomen.

Luego del parto como consecuencia de la expulsión de la placenta se produce la ruptura de los vasos sanguíneos que están presentes entre la placenta y tu útero. Esto puede significar vaginales o loquios similares a la menstruación.

Los tres primeros días la secreción es abundante de color rojo, luego disminuye la cantidad y la coloración tornándose color café. Posteriormente serán de color amarillo blanco (duran entre 20 días hasta dos meses).

La recuperación depende del tipo de parto, vaginal o cesárea, siendo la última más más prolongada.

comentarios